30 abril 2007

Yaraví en Leymebamba - Manuel Escobedo Guiélac, autor del libro: " Yaraví : Canto y Alma de un Pueblo "

Cuando estuve en Leymebamba, luego de retornar de la Laguna de los Cóndores, el Sr. Julio Cesar Ullilén Hidalgo me comento que aquí se escucha el Yaraví de Leymebamba, hay un joven llamado Manuel Escobedo Guiéliac que a escrito un libro sobre el Yaraví. Vamos a su casa me dijo el Sr Julio, no lo encontramos pero si pude encontrar un ejemplar que me acompaño en el viaje. Pedí referencias sobre él, luego lo ubique en Chachapoyas, me brindo una cinta de cassette que utilice de fondo del vídeo que pueden apreciar arriba.

El Yaraví en Leymebamba

En la Región de Amazonas, al sur de la ciudad de Chachapoyas, se encuentra el histórico distrito de Leymebamba; pueblo floresciente que reposa en el seno fértil que forma la unión de las imponentes cordilleras del CallaCalla y el Yasgolga.

Aquí, a diferencia de los demás pueblos de la egión, el yaraví encontró la sensibilidad estética y musical para cultivarse de manera apasionada. Si bien, habrá de reconocerse, en honor a la verdad, que estos cantos casi en su totalidad son creaciones traídas de otros lugares, en este suelo se los asimiló con tal sentimiento que si en la actualidad nos ponemos a hurgar en los socavones del pasado buscamos una vena de identidad musical es seguro que hallaremos al yaraví como canto distintivo y representativo.

las razones para que una melodía relativamente forastera forme parte sustancial de la vida de este hospitalario lugar son fáciles de precisar, para ello es necesario descender las escalinatas del tiempo hasta aquellas distantes épocas de la cultura Chachapoyas, cultura precolombina a la que perteneció Leymebamba, aunque, obviamente, en aquél tiempo el pueblo tenía otras características y distinto nombre.

El caso es que los Chachapoyas fueron sometidos al poder irresistible de los Incas, cuando a mediados de la década 1470 el soberano cuzqueño Túpac Inca Yupanqui invadió el territorio para someter a los pueblos del nororiente y anexarlos al imperio del tahuantinsuyo, en realización de su política exppansiva y de conquista.

En este proceso, la cultura sometida sufrió severas modificaciones en todos los aspectos. de este modo, la música imperial aplastó a aquella nacida y cultivada espontáneamente por el pueblo; de tal impacto es natural la fusión de estilos, la combinación de caracteres y la evolución de los géneros existentes. Los cantos del pueblo conquistado se vieron de pronto modificados y, poco a poco, encaminados hacia el olvido. Sobre todo, si tenemos en cuenta que por decisión del Inca, Leymebamba fue designada como sede de su gobierno; es decir, como " la capital política y administrativa". Y como prueba de ello, el conquistador inca instauró en este pueblo su curacazgo "Apo Chuillaxa( primer curaca inca: 1475 - 1490 ) ", quien tuvo poder superior incluso al mismo noble cuzqueño y jefe del ejército imperial con residencia en Cochabamba. esto significó mayor presencia de la administración inca, en la vida de los pobladores, con las ya mencionadas consecuencias. Pero ¿cuánto duró la dominación inca? Sabemos que alrededor 1532 los españoles llegaron al Perú y nuevamente la rueda de la historia tuvo que girar hacia circunstancias y periodos imprevisibles.

Así, mientras la identidad propiamente chachapoya languidecía y la inca se imponía, aún sin morir por completo la primera y sin afianzarse plenamente la segunda; ingresó en el escenario otra cultura completamente diferente. Y el pueblo de Leymebamba que se hallaba en camino hacia las adquisición de una melodía propia se vio obligado a enfrentar sus confusos y nada claros ritmos musicales con la de los españoles que; dicho sea de paso, también tuvieron mayores influencias en este lugar (véase para ejemplo los diversos apellidos de las familias Leymebambianas) ( Chávez, Escobedo, Castro, Díaz, Hidalgo, Jáuregui, Vega, Angulo, Meléndez, Ocampo, etc), la lengua castellana sin la presencia determinante de quechuismos (salvo los topónimos), la ausencia de danzas ancestrales y carencia total de destimenta a la usanza precolombina.

Dado a estos sucesos, se pierde casi toda la tradición cultural de estos periodos. a diferencia de los demás pueblos aledaños que mantuvieron sus folclores a través de los siglos, como la Jalca, Levanto, Colcamar, Cohechán, trita, por citar algunos, que aún mantienen vestimentas, platos y potajes, música y danzas prehispánicas. leymebamba no pudo conservarlas.

Entonces, ¿Cómo aparece el yaraví? sabemos que este canto es evolución den canto indígena conocido como harawi; por lo que es de suponer que llegó con la invasión de los incas. Pero, ¿realmente viene desde aquellas lejanas épocas?

En el caso de que haya existido en el acervo artístico del pueblo de Leymebamba de aquel tiempo, hay ciertos datos que revelan que tal canto desapareció; de no ser así junto con esta música también hubieran perdurado otros rasgos culturales. esto, sumado al hecho comprobado de que los bisabuelos de nuestros padres apenas conocían uno o dos yaravíes, pues los demás llegaron posteriormente, nos inducen a concluir que esta melodía ingresa a nuestro medio, o en todo caso renace, en el período republicano.

La idea generalizada de que el yaraví vino del sur del país se debe a la resonancia de los textos poéticos del arequipeño Mariano Melgar; quién, como ya se explicó, tomó la esencia del canto para componer sus inmortales poemas. Es decir, elevó la naturaleza de la canción popular a esferas de poesía bien elaborada, poesía propiamente dicha; pero no compuso canciones, mucho menos se halla registrado que él lo haya difundido como cantante. Sin embargo, se reconoce que desde siempre el yaraví estuvo arraigado en el sur de nuestra patria. Por lo que es posible, en efecto, que haya venido desde estos lejanos lugares. Viajeros dados a la aventura, caminantes de paso por leymebamba, quizás dejaron la melo´día triste y sentimental en recompensa al acogimiento hospitalario que recibieron o, en todo caso, fueron traídos por los propios leymebambinos a su regreso de larguísimos y prolongados viajes por esas tierras.

Ciertamente, algunos de los yaravíes que se entonan en la actualidad en leymebamba son " musicalizaciones" de los textos poéticos de mariano melgar; lo que demuestra que, al menos en parte, proceden del sur. mas como las canciones son de dominio popular, es obvio que las letras no son rigurosamente idénticas. Pues el pueblo los ha modificado para adaptarlas a la música agregándolas interjecciones de doloir (ay, ay, ay); o al pasar de generación a generación, de cantor a cantor, de lugar a lugar, la memoria colectiva ha ido suprimiendo ciertos versos y añadiendo otros.

Acontinuación se trascribe dos poemas tal como los compuso el vate arequipeño y luego se registra las canciones a la manera que hoy se las canta.

Mis Cenizas ( versión I)

Algun día mis cenizas

se levantarán sólo por verte, BIS

( dando pruebas de un cariño

que te quiso hasta la muerte.) BIS

Cuando un pobre se enamora,

viene un rico y lo atraviesa,BIS

( sale el pobre puerta afuera,

maldiciendo su pobreza )BIS

De la flor de la retama

del cogollo la mitad,BIS

no hay cosa que más amargue, BIS

un amor sin voluntad.

Fuente: Libro " Canto y Alma de un Pueblo " Autor: Manuel Escobedo Guiélac. Pág 33,34,35,36 y 76.

Manuel Escobedo

Nació en Leymebamba el 11 de Noviembre de 1977, es licenciado en Lengua y Literatura, autor de los poemarios: " Confesiones Nocturnas" y "Orgía del Ser y la nada", tiene en proceso de Édición el libro de cuentos "Al rededor del Fuego".

2 comentarios:

CONSTRUCTORA DRAKO dijo...

Navegando por la Web, di con esta pagina y me llamo la atención y me puse a observar el contenido detenidamente, cuando de pronto comprendí que; lo que se estaba relatándose ahí era la Historia de los yaravíes en mi querido Leymebamba, como no interesarme en leerlo si la descripción es tan intensa, clara y profunda que te invita a terminar de leer todo el articulo. Uno se traslado al pasado y alucina las costumbres y tradiciones aquellas de que fueron y que siguen siendo en algunos lugares.
Y algo mas este articulo esta escrito por fuentes comentadas por el pueblo, etc. y además el comentarista es unos de mis compañeros de colegio Secundaria Manuelito con cariño una razón mas para leerlo. Manuelito si estas allí te diré que me haz sorprendido, eres increíble, felicitaciones y espero mas comentarios y relatos tuyos.

Gina Gómez Escobedo (Albertina)
Economista y Adminitradora

Juan Carlos dijo...

la tecnología actual permite que los verdaderos protagonistas puedan compartir su punto de vista, que muchas veces queda de lado por el alter ego de un reportero. El Turismo epidérmico es una practica común, tomar, bailar en la disco y dicen que ya viajaron, por favor. Cada lugar tiene su cultura, su historia y su linda gente, como perder la oportunidad de investigar. Gracias a todas las personas de Leymebamba que me brindaron su hospitalidad.