31 mayo 2007

Abrapalabra: Rafo León " Contra el Turismo" ( Revista Somos del Comercio)



Contra el Turismo
La " industria sin chimeneas" es una de las causas de mayor
depredación entre los pueblos pobres.
Alguien fue que ahondar en el conocimiento del ser humano lo llevó a querer cada vez más a su perro. Yo, a medida que que recorro el país, acreciento mi fobia contra el turismo, ya sea porque los turistas son capaces de convertir en mercancía hasta los caníbales o porque las autoridades de poblados del interior, en nombre de la industria sin chimeneas, pueden llegar a arrasar con sus mejores recursos históricos, arqueológicos, naturales y culturales. El fracazo de actividades económicas como la agricultura y la industria ha creado una sobreexpectativa del turismo como la última opción para el desarrollo, y así, cada vez que paso por algún pueblo se repite la invitación a conocer una catarata, una ciudad preinca, un mirador o una cueva con pinturas, sobre la idea de que basta con difundir esos atractivos para que el capital venga con todo y pollos Norky`s. Es que nadie ve que también en el turismo - como nos ocurrió con los minerales, el guano, la anchoveta - podemos ser fácilmente exportadores de una materia prima que acabará en brevísimo tiempo con la última gota de sus frágiles canteras.
Michel Peissel, antropólogo fancés fanático del Tibet y descubridor de las cabeceras del´río Mekong, es autor de un libro que deberían leer todos los estudiantes de turismo a fin de que se cambien de carrera a tiempo. Los último Bárbaros es el relato de la expedición que llevó a Peissel a las nacientes de uno de los másgrandes ríos del mundo, gracias a lo cual entra en contacto con dos grupos nómades ( los Golok y los Kanga) que viven subidos sobre caballos salvajes y cosen tiendas de tela cargadas de banderas de colores para celebrar sus cultos en el cielo del planeta. me permito citar a Peissel, sin añadir una sola palabra: " He llegado a la conclusión de que el enemigo fundamental es el turista, el vendedor de baratijas, el buscador de fotografías... todos aquellos que terminan por destruir, con sus insignificantes contribuciones, los mundos mágicos que tardaron siglos en crearse". Inmediatamente después de escritas estas líneas, Peissel cae fulminado por una punzada feroz en el costado, un colique nephrétique seguramente enviado por el dios tutelar de alguna agencia de viajes de París.
Otro tratado obligado para los estudiantes de turismo debería ser El Sueño De África, de javier Reverte, donde se relata el recorrido que hace el autor entre Zaire, Uganda y Kenia, siguiendo las huellas de los exploradores ingleses de fines del siglo XIX. En un capítulo se describe la visita que Reverte hace a una comunidad de pigmeos en la jungla ugandesa de Ituri. El poblado pigmeo estaba compuesto por unas setenta personas que vivían en la absoluta miseria, presas del tifus, el SIDA, las drogas y el alcohol. Po cinco dólares una humanidad " miserable y pervertida" improvisa una danza ante un grupo de turistas europeos que no cesaban de rodar ni fotografiar lo que veían. Una inglesa ciertamente sensible nota el malestar de reverte ante el espectáculo, se sienta a su lado y le comenta: " Es patético, estos pigmeos no son auténticos", a lo que el periodista español responde de muy malas pulgas: " Lo patético es precisamente eso, que son auténticos".
Le toca el turno a una peruana, antropóloga sanmarquina que asesora a la Fenamad (Federación nativa del Río Madre de Dios y Afluentes), autora de un excelente trabajo llamado Los Pueblos Indígenas En Aislamiento. Se tata del primer tratado sistemático sobre los grupos de indígenas que habitan los bosques de Madre de Dios en aislamiento voluntario, a raíz de que sus pueblos fueron presa del genocidio desatado por los caucheros desde mediados del siglo XIX hasta 1935, que fue cuando el látex sintético nos dejó sin almuerzo. Los enemigos tradicionales de estos grupos de nativos han sido, según Huertas, los caucheros, los madereros, los mineros de río, y ahora los narcotraficantes y los empresarios de turismo. La autora recoge el testimonio de un indígena en el que cuenta cómo, para el cambio de milenio, una serie de empresarios de turismo quisieron hacer contacto con los no contactados, a fin de incluirlos en sus paquetes viajeros bajo el slogan de " En pleno siglo XXI.." A merecidos flechazos los sacaron.
Fuente: Revista SOMOS del COMERCIO (Sábados) Años anteriores
Tiempor de Viaje Clic

No hay comentarios.: