25 mayo 2007

Indígenas de Perú acusan a Occidental Petroleum Corp. por contaminación

LIMA. Para Tomás Maynas, un "apu", o líder espiritual de la etnia achuar, la explotación de petróleo a lo largo de 30 años por parte de la empresa estadounidense Occidental en su comunidad solo dejó muerte, enfermedades, y contaminación, en lugar de progreso y riquezas.

"Mi hermano, mi hermana, mi sobrina, y mi nieto han muerto donde yo vivo, tan solo por tomar agua", dijo Maynas, que estuvo el jueves en Los Angeles, Estados Unidos, como líder de la demanda que 25 miembros de su comunidad que puebla el río Corrientes, a 1.050 kilómetros al noreste de Lima, presentó en contra de Occidental Petroleum Corp.

Según el reclamo, patrocinado por la ONG EarthRights International, 8.200 pobladores de 31 comunidades asentadas a lo largo de la cuenca del río han sufrido el perjuicio de la actividad de la compañía, desde 1975 hasta 1999 cuando las operaciones pasaron a ser administradas por la compañía argentina Pluspetrol.

En la querella, los demandantes acusan a la compañía de actuar con negligencia, provocar muertes injustificadas, fraude, y violar el código de negocios de los Estados Unidos, al causar enfermedades como cáncer y contaminación sanguínea de cadmio y plomo.

La corte estadounidense debe decidir si la demanda procede allí.

"Cuando cazamos, abrimos a los venados, y por dentro están podridos, negros, y apestan... Lo mismo pasa con el agua de los ríos que bebemos, huelen mal, los pescados han desaparecido, otros aparecen muertos", dijo Maynas a la AP al narrar los impactos que según ellos conllevó la operación de Occidental.

Aseguró que sus familiares, y decenas de conocidos a lo largo del río Corrientes, que operó la empresa, padecen de una enfermedad por contaminación por la cual sus estómagos se hinchan, viven así algún tiempo, y luego empiezan a vomitar sangre, y en pocos días mueren, sin ayuda médica.

"Todos en mi pueblo saben que si tu estómago se hincha, es tu sentencia de muerte", reiteró el indígena, que usó un penacho de plumas de loro rojas y amarillas, y habló en su dialecto, el achuar, y fue traducido por Petronila Chumpi, una joven de su propia comunidad.

El jefe espiritual dijo que no recordaba en su juventud que en su comunidad se registraran casos de cáncer a la sangre, y que a lo largo de los últimos años han aparecido en personas de todas las edades.

Los indígenas, exigieron en su demanda que la empresa, aunque ya no tenga operaciones en el lugar, ofrezca atención médica, arregle las decenas de pozos abiertos con material contaminado que, afirman, dejó Occidental, y una indemnización económica que aún no se valora.

"Los montos compensatorios no se han establecido porque apenas se ha rasgado la contaminación en el área, el daño es enorme", aseguró la abogada Lily La Torre, que asesora a los demandantes en Perú.

Agregó que no se ha incluido en la demanda a Pluspetrol porque los afectados llegaron a un acuerdo en octubre con la compañía para limpiar varias zonas de ese sector.

Dijo que el requerimiento fue realizado en contra de Occidental Peruana Inc., una subsidiaria de Occidental Petroleum Corp. Con residencia legal en Estados Unidos.

Occidental Corp. mantiene un litigio con Ecuador desde mayo del 2006, cuando ese país dio por terminado un contrato con esa empresa al acusarla de haber incumplido términos contractuales.
Por EDISON LOPEZ
The Associated Press

Viaje de Q'orianka Kilcher a la selva norte de Perú, para constatar la contaminación por petroleo de la cuenca del río Corrientes, territorio de los indios Achuar.

No hay comentarios.: