02 diciembre 2007

Ecología: Mitos y Fraudes - por Eduardo Ferreyra, presidente de FAEC.

Prólogo

Un Realismo Virtual llamado Ecología


La teoría pasa, y el sapo queda.
Jean Rostand

El asunto remite a 1873, fecha en que Ernest Haeckel (1834-1919) publicó los fundamentos de una cosmovisión muy feliz, denominada Oiskología, propia de los mitos y fraudes de este biólogo.

Haeckel, quien para demostrar su tesis de la Generación Espontánea falsificó embriones (engaño descubierto por Heinz Brass) y que, poco científico sostenía: “El calor y la lluvia engendran un género de batracios primordiales, espontáneamente, según pude advertir”

Pero los econautas, insaciables, remontan orígenes al tan griego y naturalista Anaximandro (610-547 AC). ¡Cuidado con la mitología; se defraudarán en un mundo sin cosmética ni relojes! ¡Vuelvan a Haeckel, al Padre Histórico . . .! Allí está el Paraíso y no existe lo fúnebre, el biocrón 2, la entropía e, inversamente, las lluvias generan ecológicas ranas anche algunos sapos cancioneros.

Ecoloritos presuntuosos, ¡ir tan lejos!, querer que Anaximandro los apadrine ... y no conviene al discurso. ¿Cómo culparían al hombre por “los betunes” (hoy mareas negras) en el Mediterráneo de aquel tiempo, “donde se ahogan delfines con resoplidos de espuma crasa”? (¿Culpa de la Esso, Shell, o de la Ulises Petroleum Co.?). Ni encontrarían al hombre culpable de los suicidios colectivos de uros, los últimos toros salvajes de Europa y “cuyas inmolaciones en masa –describe Anaximandro- ocurren sin ninguna razón aparente” (. . .) “acaso un ataque de mosquitos o de moscas picaorejas, lo ignoro, pero, tal si de súbito enloquecieran al uníso-no, mugen, galopan y se lanzan a la mar desde un barranco, y es un horrible morir, misterioso de Natura”...
.
.
Fuente: Clic
.
Fundación Argentina de Ecología Científica - FAEC
.
La FAEC está compuesta por un grupo de personas con conocimientos en ciencias exactas, físicas, naturales y humanísticas, que se han impuesto la misión de informar al público en general, acerca de los mitos, fraudes científicos, exageraciones y errores que abundan en el campo de la Ecología. Hacemos nuestro el espíritu de la Apelación de Heidelberg, documento firmado en 1992 por miles de científicos "preocupados por el surgimiento de una ideología irracional que se opone al progreso científico e industrial e impide el progreso económico y social".

No hay comentarios.: