22 agosto 2008

Quieres ser alguien reconocido en el mundo del Turismo, si? aplica la lectura: ¿Es Ud. Una Persona de Suerte? de Mario Borghino - Junio 2008.

Las personas no nacen con suerte. Pero tienen la habilidad de estar en el lugar indicado en el momento indicado. La suerte ejerce una fuerza impresionante en nuestra vida.

Tradicionalmente se ha pensado que la suerte y la mala suerte es un factor casual, a veces se tiene suerte y otras no. ¿No será que nosotros creamos nuestra mala suerte? Investigaciones han demostrado que las personas que tienen suerte tienen una expectativa positiva hacia el triunfo casi dos veces mayor que las personas que tienen mala suerte. La expectativa marca una diferencia.

Esta se observa en todo lo que hacen, en la persistencia y constancia que tienen así como interactúan con otras personas. (

Sin darse cuenta las personas con suerte aplican cuatro principios básicos con los que construyen la suerte en su vida. Comprender estos principios y entender lo que es la suerte es la clave. Le aconsejo practicar estos principios para mejorar la suerte que tiene en su vida.
,
,
,
Cuatro principios para construir la buena suerte


I. Primer pincipio. - Aumente las oportunidades -
(Las personas con suerte, crean más oportunidades que las que la vida les presenta)

Paso 1.- Desarrolle una red de relaciones interpersonales que aumenten sus probabilidades de éxito.

Investigaciones han revelado que las personas con suerte tienen un rango muy superior de extroversión que los que tienen mala suerte. Les gusta invertir más tiempo visitando amigos , yendo a fiestas, tienden a ser bien recibidos en actividades en conjunto. El principio es probabilístico cuantas más personas uno se relaciona, aumenta las probabilidades que éstas puedan influir positivamente en tu vida y mejorar tu suerte. Tienen una red de relaciones más grande que otros y ello les proporciona más suerte.

Paso 2.- Esté abierto a nuevas experiencias en su vida.

Las personas con suerte tienden a hacer cosas nuevas constantemente, probar otras experiencias en su vida, se arriesgan más.

II. Segundo principio. –Escuche su corazonada.–
(Las personas con suerte toman decisiones exitosas haciéndole caso a su intuición y corazonada)

Paso 1.- Escuche su voz interna.- La gente con suerte creen en su intuición. Analice que le dice su intuición, ella funciona como una alarma, para que considere la situación y reflexione con más detenimiento.

Paso 2.- Incremente su intuición.- Para incrementar su intuición algunos sólo clarifican su mente, otros meditan. Algunos van a lugares calmados para pensar en sus problemas y luego deciden, no se apresuran.


III. Tercer principio. –Espere lo mejor.–
(Las personas con suerte tienen una buena expectativa de su futuro que le ayuda a lograr sus metas.). Las personas que tienen mala suerte no obtienen lo que quieren fundamentalmente por la forma en que piensan acerca de si mismas y de sus vidas.

Paso 1.- Piense que la suerte continuará en el futuro. Las personas con suerte tienen una expectativa positiva de su futuro. Asumen que serán personas con suerte en varias áreas de su vida, aun en situaciones difíciles en las que no tiene control.

Paso 2.- Logre sus metas aún si tiene pocas probabilidades y persevere ante el fracaso. Muchas personas no tienen suerte porque se dan por vencidas antes de intentar. Piense en su futuro como un motivador para alcanzar lo que UD. desea. Las personas con suerte están preparadas para perseverar aun ante la adversidad.

IV. Cuarto pincipio. - Transforme su mala suerte en buena. -
(Para las personas de suerte no siempre todo es color de rosa, pero se enfrentan valientemente a situaciones negativas y las vencen). ( Aunque Perú tuvo una época oscura en turísmo no nos desanimamos, los que nos quedamos)

Paso 1.- La mala fortuna puede haber trabajado para lo mejor. Las personas con buena suerte tienen una visión de largo plazo. La mala suerte que le sucede hoy es circunstancial y luchan para que al final todo funcione en una mejor dirección.

Paso 2.- Aprenda a prever la mala suerte en el futuro. La gente con suerte ve los problemas en una forma constructiva. Ellos aprenden de su mala suerte y piensan en forma creativa para eliminar la mala racha. Cuando la mala suerte sucede, las personas de suerte, toman control de la situación y se enfrentan al problema en forma constructiva.

Concluyendo: La suerte no es una habilidad mágica o un don de dios. Es un estado mental, una forma de pensar y de actuar. La gente no nace con buena suerte, pero creamos nuestra buena o mala suerte, a través de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. La gente por años ha buscado formas para tener más suerte, usando amuletos, talismanes o evitando el número trece. Mejor trabaje en estos cuatro principios consistentemente, que no sólo tienen el propósito de que la mala suerte se transforme en buena, sino también que los que tienen buena suerte tengan una mejor... ¡Buena suerte!

No hay comentarios.: